pulseras, anillos, collares, pendientes de cuero y zamak, bolas de cristal o cerámica y mucho más.

Os presento una colección de pulseras realizadas a mano, tanto para hombre como para mujer o niña, collares, pendientes, llaveros y alfileres, que espero sean de vuestro gusto. Todas ellas están realizadas con materiales como, cuero, antelina, cola de ratón, lazos, etc. así como piezas de zamak, cuentas de cristal o distintos tipos de cerámicas. Siempre buscando diseños originales, ponibles y con colores de moda.
Todas las piezas se pueden personalizar, cambiando color o grosor de cuero, intercalando otras piezas o quitando alguna de ellas, se pueden hacer en dorado, bronce o plateado. Totalmente realizadas al gusto de cada una,

jueves, 26 de septiembre de 2013

Azteca

 
Esta pulsera me encanta, me traslada a la época azteca, con estas grandes piezas en zamak y el cuero regaliz en color chocolate. Si te preocupa que estas piezas de zamak se estropeen, sigue leyendo.


Pulsera Azteca
El zamak es una aleación creada en la década de 1920. Su nombre es un acrónimo alemán de los materiales que componen la aleación: Zink (Zinc), Aluminium (Aluminio), Magnesium (Magnesio) y Kupfer (cobre).


 Al estar libre de níquel, NO PRODUCE ALERGIAS. Tiene un baño de plata de ley de 8 micras, lo que le da una durabilidad y belleza igual a la plata.  Tiene bastante resistencia y no se ensucia como la plata. Sólo se aprecia una pérdida de brillo con el paso del tiempo pero si lo limpias regularmente y lo cuidas, tu bisutería de zamak puede durar muchos años.
El zamak puede oxidarse en contacto con el aire. Durante los periodos en los que no utilices la pieza, es recomendable guardarla en una bolsita, lejos de la luz y el aire, que son los dos agentes que oscurecen la plata.

El limpiador para el zamak ideal es un jabón detergente suave o una solución de vinagre blanco y agua corriente. Si tu bisutería de zamak se ha manchado o se le ha adherido suciedad, puedes limpiar el zamak con un cepillo blando y bicarbonato de sodio como solemos hacer para limpiar la plata. Pero nunca toallas de papel, esponjas de plástico o celulosa pues son abrasivas y podrían dañar el brillo y el color de la pieza.